martedì 9 febbraio 2016

Emiliano Salvador, la leyenda del jazz cubano - Atypical Trio Love (CD+DVD 2016)

Portada CD+DVD "Atypical Trio Love"



Pianista y compositor; uno de estos musicos admirados por los proprios musicos, y especialmente por los que tocan un mismo instrumento, el piano. Se ha convertido en una leyenda, no solo entre los cubanos, sino en todo el ambito de la musica Afrocaribeña y el jazz latino.
Bis Music presenta su ultima obra recompilatoria, "Atypical Trio Love", con temas tocados con el formado de trio, el al piano, Carlos Averoff al sax y las percusiones de Manolo Armesto "Cala". Se trata de un disco audio con siete temas mas un DVD con el documental "Las manos y el angel" de Esteban Insausti.
Los temas del disco son:

01. A la cubana (Ramsey Lewis)
02. Una mañana de domingo (Emiliano Salvador)
03. Son de la loma (Miguel Matamoros)
04. Llora (Marta Valdes)
05. Days of wine and roses (Henry Mancini)
06. Nica's dream (Horace Silver)
07. Only blues (Emiliano Salvador/Carlos Averoff)


Publicamos el documental "Las manos y el angel":

.


BIOGRAFIA (Fuente: www.ecured.cu)

Emiliano Salvador.
Puerto Padre, Las Tunas, 19 de agosto de 1951.
La Habana, el 22 de octubre de 1992.

Pianista y compositor. Era uno de esos músicos admirados por los propios músicos, y especialmente por los que tocan su  instrumento. Se puede decir en este caso, que se trata de un pianista de pianistas. Se ha convertido en una leyenda no solo entre los cubanos, sino en todo el ámbito de la Música Afrocaribeña y el Jazz latino.

Estudió percusión y piano en la Escuela Nacional de Arte y completó estudios posteriormente con Juan Elósegui, Federico Smith y Leo Brouwer. Integró el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC; fue pianista y arreglista del grupo de Pablo Milanés; acompañó a Silvio Rodríguez, Chico Buarque y al cuarteto brasileño MPB4.

Fundó y dirigió su propio grupo, que en diferentes momentos estuvo integrado por José Carlos Acosta, saxofón, tenor y soprano; Feliciano Arango, bajo eléctrico; Emilio del Monte, paila y drums; Rodolfo Valdés Terry, tumbadora y bongó. Según Leonardo Acosta, el mérito de Emiliano, musicalmente hablando, comienza con el hecho de que logró un estilo propio, orgánico y coherente, a partir de las raíces afrocubanas, el jazz, la música brasileña, el piano clásico y romántico y las influencias muy particulares de ciertos pianistas.El primero en Cuba que asimiló la lección de Evans fue Chucho Valdés.

Entre los pianistas norteamericanos que siguen el camino trazado por Bill Evans los primeros son McCoy Tyner, Herbie Hancock, Chick Corea y Keith Jarrett. De estos, fue McCoy Tyner, de afinidad indiscutible con los ritmos afro-latinos, quien ejerció la mayor influencia sobre Emiliano Salvador.

Emiliano se interesó particularmente por la innovaciones armónicas de Thelonious Monk, y por cierto fue el primer pianista cubano en hacerlo. Del movimiento del free-jazz, supo aquilatar los valores de otro pianista, Cecil Taylor, quien combinaba los hallazgos de Monk con el pianismo de compositores como Béla Bártok y con un sentido muy libre de la improvisación.

De los pianistas cubanos, se interesó especialmente por la música de Peruchín Justiz y Frank Emilio, admiraba a Dámaso Pérez Prado como pianista, y lo consideraba (con justicia) como el Thelonious Monk de la improvisación cubana.

En lo que respecta a géneros y pianistas de son y danzón cubano. no tenía problemas, pues los había interiorizado desde que tocaba con la orquesta de su padre, donde se desempeñó en la percusión cubana, el piano y el acordeón desde los once años.

Otra ventaja para Emiliano fue haber estudiado percusión en la Escuela Nacional de Arte, lo que sumado a su innato sentido rítmico, lo convirtió en uno de los más imaginativos bateristas de jazz que hemos oído en Cuba; y sumó estos conocimientos a su ejecución del piano.

Los números originales de Emiliano, tales como Angélica, Poly, Una mañana de domingo o Mi contradanza, cada vez más interpretados por músicos y grupos de jazz cubanos, han venido a enriquecer el repertorio jazzístico cubano, dentro del cual pudieran muy bien convertirse en clásicos ya que reúnen todas las condiciones. ante todo fue un pianista de facultades extraordinarias como improvisador, y que como ya se señaló, supo forjarse su propio estilo. El tratamiento polifónico y polirrítmico está en la base misma de ese estilo, es decir, el piano concebido como una orquesta.

Su manera de concebir el jazz afrocubano es tan natural y tan depurada que nunca necesitaba acudir a un montuno luego de una improvisación puramente jazzística, pues ambos elementos están plenamente integrados: cuando escuchamos un montuno, éste forma parte de un discurso melódico-armónico-rítmico en el cual los patrones rítmicos afrocubanos se integran a la armonía y el fraseo del jazz y los blues.

El grado de fusión de ambas músicas en la concepción y la interpretación de Emiliano Salvador es casi absoluto y lo convierte en uno de los pianistas más admirados e influyentes en grandes pianistas de Jazz Afro-Latino como Eddie Palmieri, Hilton Ruiz y Danilo Pérez, y en los norteamericanos que incursionan cada vez con mayor énfasis en nuestros ritmos, por no hablar de los pianistas cubanos que le rinden verdadero culto y que, cada uno con sus propias proyecciones, se están abriendo paso en el mundo planetario del jazz. Obtuvo en Cubadisco por Pianísimo, premio en música de archivo 2001.


Emiliano Salvador



Share