sabato 29 agosto 2015

Fenomeno WiFi en La Habana




Hace meses leia de las redes Wi-Fi que el gobierno cubano anunciaba instalar en varios puntos de La Habana y de las principales ciudades cubanas, casi siempre en las cercanias de los principales hoteles, ademas de las otras que los principales hoteles ya brindaban, a pagamento, a sus clientes; no imaginaba, pero, su efecto en la poblacion!
En la capital, en los alrededores de los hoteles, miles de personas, jovenes y no, se asembran con sus telefonos, tablet y laptop en los muritos, escalones, seras, praticamente en cualquier punto sea posible sentarse, o tambien de pie, tratando de conetarse a cualquier hora del dia y de la noche.
Personalmente, cuando he visto aquello, en las cercanias del hotel Habana Libre, no pude detenerme del tirar fotos, porqué el fenomeno es muy interesante, aveces comico, y da ternura ver toda aquela gente, felices como niños, conetarse al facebook, haciendo videollamadas por IMO, Skype, Viber, pasando correos, de forma tan facil.
No hay momento del dia que no hay personas conetadas y, en algunas horas, son verdaderamente muchos y, de noche, parecen tantas luciernagas, que con la luces artificiales de sus telefonos y otros aparatos, alumbran las oscuras calles habaneras.
Para conetarse a la red de la Etecsa (la compañia de telefonia cubana), los nuevos navegantes utilizan un tipo de tarjeta que se encuentra en comercio a 2 CUC y que, pero, casi nadie logra encontrar en los puntos de venta establecidos por el estado. Deben, asi, buscarlas en la calle, vendidas a 3 CUC, por "merolicos" que ya han creado otro tipo de negocio ilegal y un mercado de venta paralelo.
En todas las personas que se conetan encuentro la misma felicidad que yo encuentro estando desconetado cuando voy a Cuba, ellos felices de conetarse por primera vez y, casi, libremente, con el mundo, yo feliz de desconetarme de algo que has entrado demasiado en nuestras vidas. No puedo criticarlos, porqué a mi pasò lo mismo en los primeros tiempos del internet, pero un pedacito de la Cuba que nos amamos, por su originalidad y anacronicidad, se ha perdido definitivamente. Esperamos que en unos años, los cubanos no se vuelvan cybernautas con miles de amigos en las redes sociales y pocos en la vida real.
Siguen una serie de fotos que he tomado personalmente, alrededor del Habana Libre, La Rampa y 23 y L.































Share